Connect with us

“Yo nena. Yo princesa” Luana cuenta al mundo su historia

MUNDO GAY

“Yo nena. Yo princesa” Luana cuenta al mundo su historia

Viviendo en el claroscuro de un vestido estampado de flores, y un par de jeans rotos. Así es como el documental argentino “Yo nena. Yo princesa”, nos cuenta la historia de Luana, un ejemplo de disforia de género de inicio precoz.

El mediometraje de la directora platense María Aramburú, relata la épica travesía que ha significado la vida de una pequeña que, a pesar de ser biológicamente hombre, se ha identificado como fémina desde los escasos 18 meses de edad, a pesar de las constantes críticas de la sociedad argentina.

Como dato para entrar en contexto, la pequeña tiene una condición llamada “disforia de género”, que puede definirse como “un término técnico con el que se designa a las personas que creen o les parece que tienen una contradicción entre su identidad sexual en contraposición al sexo biológico de su anatomía…“. En pocas palabras, significa que la persona se siente y se ve de un sexo diferente al de su cuerpo.

Mónica Gabriela Mancilla, madre de la pequeña, relata que no ha sido una vida fácil: la madurez con la que Luana decide desarrollarse como niño; las dificultades impuestas por profesionales de la salud física y mental, quienes faltos de actualización y de apertura diagnóstica, le suponían más una traba que un apoyo; el rompimiento de las reglas impuestas por una sociedad que la imputa a esconderse bajo una márcara… Ha sido difícil.

Para Luana, quien ya ha cumplido los 7 años, resulta aún peor. Identificarse como mujer, aún y cuando el planeta no le sonría con la misma cara de reciprocidad, nunca fue un desmotivo para poder lograr su cometido: que todos la vieran como ella se sentía. Como una niña. Desde el año y medio de vida, esas ganas por hacerse notar como un ser con ganas de llevar las riendas de su mundo, se vio reflejada en las palabras que le expresó a su madre: “Yo nena. Yo princesa”

A pesar de que el film se estrenó en el primer trimestre de este año, sigue causando revuelo, pues no sólo las críticas a favor y en contra han logrado que el proyecto tenga la popularidad que se ha granjeado, sino además la versión impresa de su historia, “Yo nena, yo princesa. Luana, la niña que eligió su propio nombre”, ha logrado cautivar a muchísimos lectores de América Latina, por el mensaje tan importante que dejan cada una de sus letras: ser siempre la mejor versión de ti mismo.

yoNena

Sin duda al ser una vorágine de emociones encontradas, tanto la obra impresa como la versión filmográfica, son una apuesta importante por la revolución de la diversidad sexual, ya no sólo en el ámbito en que a la familia respecta, sino a todos los niveles de la estructura social, a quién atañen éste tipo de temática, pues cada uno de ellos, al momento de estar en contacto, se pueden convertir en la salvación o perdición de una “nena” o una “princesa”.

“Yo tenía desesperación, porque no sabía qué hacer cuando lo tenía: no tenía información, no tenía a dónde recurrir… Uno de mis varones no tenía paz, no estaba bien, no estaba feliz… No sabíamos lo que le pasaba…” Mónica Gabriela Mancilla (Buenos Aires, Argentina, 2014).

Tu opinión es muy importante

Continue Reading
Advertisement
You may also like...

More in MUNDO GAY

Revista G_31_2http://www.revistag.com.mx/wp-content/uploads/2016/06/revistag_30_leer-1.jpg

LO MÁS VISTO

LAS GALERÍAS MÁS HOT

GALERÍAS

Modus Vivendi by Gastohn Barrios

By febrero 21, 2018

ENTRETENIMIENTO

20 disfraces gay para Halloween

By octubre 17, 2017

GALERÍAS

Conor McGregor al desnudo

By agosto 29, 2017

GALERÍAS

Galería: No Labs Needed

By agosto 18, 2017

ENTRETENIMIENTO

Los 10 hombres más sexys de Game of Thrones

By julio 18, 2017
To Top