Connect with us

La revolución de las faldas.

MODA

La revolución de las faldas.

No son sólo las escocesas, las faldas para hombres son una deuda pendiente de la llamada “democratización de la moda” que le permitió a la mujer usar cualquier tipo de prenda sin ninguna censura social. Desde Marlene Dietrich que se calzó unos pantalones y se subió a un barco que cambiaría el rumbo de la lucha por los derechos de las mujeres, hasta la Susan Sarandon que se fue para los Screen Actors Guild Award con un escote tan atrevido como revolucionario pasando por el Yves Saint Laurent que le dio a las mujeres un distintivo clásico de los hombres: el traje, hemos estado esperando la reivindicación.

Han sido tímidos los intentos para que las faldas entren al armario masculino, la lucha no es fácil, nunca lo va a ser cuando se trata de tradiciones, estereotipos y prejuicios que rondan las calles de las ciudades como fantasmas que imposibilitan una libertad completa, voluntaria, enriquecedora.

Desde el año pasado la premisa está clara en los cánones de la moda: androginia, genderless, igualdad. Ello no implica sólo que podamos salir al desfile de orgullo gay luciendo como queramos, también significa en gran medida el derecho a ocupar esas atribuciones en aspectos más comunes de la vida. Ir con una blusa de muselina al trabajo, tener una falda para el domingo en el parque o usar maxi-joyas para acompañar las camisas debe dejar de ser un sueño escrito en los libros de predicciones para volverse una bandera diaria de expresión, pasión, moda y humanidad.

En las pasarelas se ven cada vez más los diseñadores que se arriesgan a normalizar esta tendencia que, con la fuerza de todos, será un básico en pocos años, eso fue lo que vimos para la temporada otoño-invierno 2016

Antonio Marras

Antonio Marras

Craig Green

Craig Green

Dsquared2

Dsquared2

Issey Miyake

Issey Miyake

Maison Margiela

Maison Margiela

Tu opinión es muy importante

More in MODA

To Top